Inicio » Productos » Productos estrella » Ácido 2,4-D

Ácido 2,4-D

Nº CAS: 94-75-7

2,4-D es la abreviatura de ácido 2,4 diclorofenoxiacético. Es un pesticida sistémico común o herbicida que se utiliza para controlar las malezas de hojas anchas. El ácido 2,4-D es uno de los herbecidas más utilizados a nivel mundial y es el tercer más utilizado en Estados Unidos de América.

Funciones del ácido 2,4 diclorofenoxiacético
Este herbicida es una auxina sintética (un tipo de hormona vegetal). Las hojas absorben el ácido 2,4-D y lo transfieren a los meristemos de la planta. El uso no controlado puede llevar a un crecimiento insostenible de la planta y hacer que el tallo se enrosque, que las hojas se marchiten y que la planta muera. Este pesticida agrícola se utiliza como sal amina.

Beneficios del 2,4-D
El ácido 2,4-D es una sustancia agroquímica legal en varios países que se utiliza gracias a su bajo coste. Sus aplicaciones principales son:
1. Control de malas hierbas en césped.
2. Control de malezas en siembra directa.
3. Control de malas hierbas y arbustos en vallas y laterales de carreteras y autopistas.
4. Control de árboles de hoja ancha en plantas coníferas.
5. Control de campos de heno de hierba y pastos.
6. Control de granos de cereales.
7. Ocasionalmente para el control de maíz y sorgo.
8. Como análogo de auxina sintética.

Notas
1. En 1987, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) catalogó los herbicidas fenoxiácidos (2,4-D, MCPA y 2,4,5-T) como cancerigeno de clase 2B (sustancia cancerígena para los humanos).
2. Un estudio realizado en Nebraska en 1990 mostró que cuando el ácido 2,4-D se expone a otros químicos, esta sustancia agroquímica puede causar linfoma no hodgkiniano (NHL).
3. Las formulaciones de sal amina pueden dañar los ojos y causar ceguera en caso de contacto de esta sustancia con los ojos. Las formulaciones éster no irritan los ojos.
4. Un estudio muestra que la exposición ocupacional causa problemas en el sistema reproductivo, como la muerte y la malformación de esperma.
5. Por lo que concierne a la neurotoxicidad, las personas que se exponen al 2,4-D tienen un riesgo de adicción a las drogas superior.

Imprimir
Comentarios